#HistoriasDiarioSur
Por Pablo Santiesteban , 28 de marzo de 2022 | 23:42

Osorno y las curiosidades de su fundación

Atención: esta noticia fue publicada hace más de 56 días
García Hurtado de Mendoza fue quien finalmente levanta la ciudad, pero persiste el misterio de la fecha exacta.
Compartir

Un 27 de marzo de 1558 se funda la ciudad de San Mateo de Osorno, aunque hay documentos que señalan que la fecha está equivocada.

Hay varias anécdotas respecto al inicio de la ciudad, entre ellas que ya estaba desde mucho antes en los pensamientos del conquistador Pedro de Valdivia, sólo que nunca pudo ver materializada su idea.

Según el historiador Víctor Sánchez Olivera en su trabajo recopilatorio de la historia de Osorno, antes, en 1553, hubo un intento español por levantar la ciudad.

Sucedió que Pedro de Valdivia le encomendó a Francisco de Villagra que explorara la zona del Willimapu (tierra del sur) y fundara la ciudad. Hay antecedentes de que Villagra estuvo en la zona a fines de 1553 , pero desgraciadamente para los conquistadores, el inesperado y trágico fin de Pedro de Valdivia en esas mismas fechas echó por tierra el plan de fundación. Villagra debió trasladarse rápidamente al norte a fin de hacer frente al levantamiento indígena que dirigía el toqui Lautaro.

De acuerdo a lo que consigna Víctor Sánchez, Villagra en su viaje al sur, alcanzó primero hasta el seno de Reloncaví, y aún no llegaba de regreso a los terrenos de la futura ciudad cuando supo la muerte de Pedro de Valdivia.

En la obra “Documentos Inéditos” coleccionados por José Toribio Medina, se encuentran declaraciones de testigos que permiten establecer que Osorno no alcanzó a ser fundada en tiempos de Valdivia.

El regidor de la ciudad de Valdivia Pedro de Soto habría expresado en esos documentos de la colección de Toribio Medina que el conquistador quería que Villagra fundara la ciudad con el nombre de Santa Marina de Gaete, en honor a su esposa, aunque ésta se llamaba Marina Ortiz Gutiérrez. De Soto salió de Valdivia y encontró a Villagra, dándole la triste noticia de la muerte del gobernador en la Batalla de Tucapel.  Lo mismo corroboró Alonso de Corral, hidalgo que acompañaba a Villagra en su expedición.

Hurtado de Mendoza

Con la muerte de Pedro de Valdivia, recién en 1557 el virrey del Perú designa a un nuevo gobernador para Chile, nada menos que a su propio hijo don García Hurtado de Mendoza.

El joven gobernador de 22 años repobló Concepción que había sido saqueada por los mapuches y fundó la ciudad de Cañete.

Según el material de Víctor Sánchez, García Hurtado de Mendoza avanzó sin dificultades hasta el río Rahue, pues había encomenderos españoles, tal como Nieto de Gaete, hermano de doña Marina, que deben haberle dado facilidades, cuando menos para el cruce de los numerosos ríos que debieron atravesar. Nieto de Gaete estaba establecido en los terrenos del actual Osorno, ya que era propietario de la Isla Nieto de Gaete, que abarca el sector comprendido entre los ríos Bueno y Rahue.

García de Mendoza inició su regreso desde el Seno de Reloncaví, pues es casi seguro que no alcanzó hasta la isla grande de Chiloé, el 1.º de marzo de 1558, al día siguiente de la fecha estampada en una de las estrofas del poema de Ercilla, y que el poeta grabó en el tronco de un árbol como se consigna en el poema épico La Araucana.

¿Fecha equivocada?

Pero volvamos a la polémica de la fecha de la fundación.

Según el historiador Crescente Errázuriz, citando al cronista del siglo XVI Pedro Mariño Lobera, en el libro II de sus crónicas, en el capítulo X, “escribe erradamente que la fundación de Osorno se hizo el 27 de marzo”. Añade además Víctor Sánchez que Crescente Errázuriz, “que con tanta paciencia y minuciosidad sigue la marcha de los personajes y hechos de la Historia, que el 20, a más tardar, don García ya estaba en Valdivia” y luego agrega que “a mediados de marzo debió, en consecuencia, de fundarse la nueva ciudad”.

¿Pero por qué se eligió como fecha el 27 de marzo?

Sánchez explica en su material que la fecha del 27 de marzo la acogieron algunos gobernantes e historiadores, tales como Juan Mackenna y Tomás Thayer Ojeda, “aunque este último admitió posteriormente que casi todas las fechas fijadas por Mariño de Lobera son inexactas”.

También precisa que la obra histórica de Mariño de Lobera, Crónica del Reino de Chile, fue revisada y completada después, a petición de García de Mendoza, ya Virrey del Perú, por el padre jesuita Bartolomé de Escobar, a fin de que en ella reparara el olvido, que de su persona, había hecho Ercilla.

Las fechas de esta obra, dice Crescente Errázuriz, “son todas o casi todas erradas y arbitrarias, puestas años después, hijas quizás del deseo de autorizar el relato, de seguro fundadas sólo en engañosos recuerdos del cronista o en cálculos antojadizos del corrector de sus manuscritos”.

Añade que Crescente Errázuriz agregó que “fijada por la imaginación del autor o del corrector del libro cierta fecha, el P. Escobar averiguaba con facilidad el día de la semana o la fiesta religiosa que a ella correspondía y el aserto adquiría mayor fuerza”. También precisa “por todo esto, y ya que en su carta del 20 de abril de 1558, en que don García comunicaba al Rey la fundación de Osorno, no indica la fecha de este acontecimiento y , debemos conformarnos con saber solamente que la ciudad fue fundada «a mediados de marzo”.

Víctor Sánchez expresa en su trabajo que García Hurtado de Mendoza, en su viaje al sur, pasó por la región de Osorno el 15 o 16 de febrero, según la opinión de distinguidos historiadores, y llegó a Tautil, frente a la isla Puluq, el 26 de febrero, es decir que, a pesar de todas las penalidades y desorientaciones que cuenta Ercilla en su poema épico emplearon sólo diez días.

Añade que la comitiva fundadora partió de regreso a fines de febrero y que “en consecuencia, lo lógico es que no podían haber empleado casi todo el mes de marzo para llegar al lugar en que se levantaría Osorno, y como el acto de fundar un pueblo se concretaba a una simple ceremonia, se confirma la creencia del señor Errázuriz de que la nueva ciudad debe haberse fundado a mediados del mes”.

Los primeros gobernantes de Osorno fueron su corregidor Alonso Ortiz, los alcaldes ordinarios Diego Nieto de Gaete y Francisco de Santiesteban, el escribano público y de Cabildo Francisco de Tapia y el primer párroco que posiblemente fue Fray Antonio Rondón.

Con respecto a las características especiales de la región, don García de Mendoza dice en su Relación de 1559: “Poblé la ciudad de Osorno, que es una de las buenas de toda aquella tierra, por ser villa más de 80.000 indios y tener ochenta vecinos y ser muy fértil de comidas y muy más de oro”.

La ciudad española duraría hasta 1602, año en que, tras resistir un asedio de dos años, fue abandonada.

Muchos años después, un 22 de noviembre de 1792 Osorno fue repoblada a petición de Ambrosio O’Higgins por una comitiva de soldados del regimiento Valdivia que comandaba el coronel Tomás de Figueroa, quien levantó el fuerte Reina Reina Luisa que aún sobrevive en el sector de Rahue.

 

 

Si te interesa recibir noticias publicadas en Diario de Osorno, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
Grupo DiarioSur, una plataforma de Global Channel SPA

Powered by Global Channel