Actualidad
Por Pablo Santiesteban , 7 de noviembre de 2022 | 17:43

Osornina Delia Domínguez deja valioso legado cultural

  Atención: esta noticia fue publicada hace más de 20 días
Delia Domínguez destacó como una de las escritoras más sobresalientes y miembro de la llamada "Generación del 50". Crédito: redes sociales.
Compartir

Delia apenas tenía siete años cuando ganó su primer concurso de poesía a nivel nacional. Era estudiante de un colegio de monjas alemanas de Osorno cuando envió uno de sus escritos al concurso de alumnos de enseñanza básica llamado La Uva. 

No le avisó a nadie, por eso cuando llegó una carta al colegio dando la buena noticia, la directora en vez de felicitarla la retó. Desde entonces empezaron a llamarla de manera sarcástica “Delia Neruda”.

Delia Domínguez Mohr, tal vez la poeta y escritora más relevante de Osorno falleció este lunes 7 de noviembre a los 91 años en Santiago no sin antes convertirse en figura relevante de la llamada “Generación del 50” y sobresalir en el mundo de las letras a nivel nacional con obras como Simbólico retorno (1955), La tierra nace al canto (1958), Huevos revueltos (2000).

Desde 1970 se radicó en Santiago y vivía en una casa de la comuna de Providencia que había sido propiedad de su padre.

La poetisa osornina estuvo nominada cuatro veces al Premio Nacional de Literatura, sin embargo siempre le fue esquivo, uno de esas ocasiones lo perdió ante Raúl Zurita en el 2000.

La obra de Delia Domínguez rescata la antipoesía, pero también la naturaleza, donde las imágenes de los bosques sureños estuvieron presentes.

También colaboró como editora de la revista Paula y realizó críticas literarias, en 1992 la ciudad de Osorno la honró como Hija Ilustre, en 1996 ganó el premio del Consejo Nacional del Libro y en 2005 obtuvo la medalla al mérito del artístio y cultural Pablo Neruda.

Llegó a cultivar amistad con el gran poeta Pablo Neruda y él mismo le dedicó este comentario a su trabajo literario: “es atrevida y descalza; sabe caminar sin miedo entre espinas y guijarros, vadear torrentes, enlazar animales, unirse al coro de las aves australes sin someterse al tremendo poderío natural para conversar con tristeza o con amor con todos los objetos y los seres. Mi amiga silvestre criada entre los avellanos y helechos antárticos domina la relación humana con la ternura que adquirió aprendiendo y defendiéndose de la soledad”.

Delia Domínguez parte así repentinamente con un prolífico trabajo literario donde sus poemas fueron traducidos al inglés y alemán y superando situaciones tristes desde su infancia y juventud hasta transformarse en una de las valiosas mujeres de las letras nacionales.

Un día
uno sale a encontrar la muerte,
sin equipaje,
sin muda para la otra semana
con la única camiseta blanca
que quedaba
del tiempo de colegio.
Un día
uno se apura como malo de la cabeza,
como si tuviera que llegar
a todos los trenes
y saludar a medio mundo.
Un día
uno no sabe quién diablos
tendrá suficiente amor entre las manos
para arreglarle
esos asuntos particulares
que siempre quedan flotando
después de la catástrofe,
o quién diablos
va a cerrarle los cajones del velador
con las fotografías secretas
de esa edad
en que la musculatura orgullosa y dorada
era toda la potencia con que contábamos
para vivir.
Un día
uno no vuelve más
por ropa limpia.

(Ropa Limpia, del libro Contracanto).

 

Si te interesa recibir noticias publicadas en Diario de Osorno, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
Grupo DiarioSur, una plataforma de Global Channel SPA

Powered by Global Channel