Salud
Por Mario Guarda , 21 de octubre de 2021

Exitoso parto de gemelos en el Hospital de Ancud

  Atención: esta noticia fue publicada hace más de 9 meses
Compartir

Satisfacción hay en el equipo del Servicio de Ginecología, Obstetricia y Neonatología del Hospital ancuditano, tras el exitoso procedimiento que implicó el desarrollo de un parto de gemelos. El caso fue resuelto en los últimos días, donde una vecina del sector Tehuaco, comuna de Ancud, fue madre de dos varoncitos. Los tres se encuentran en buenas condiciones en la Maternidad del Hospital ancuditano, y con el paso de los días debieran ser dados de alta. Habitualmente estos casos son derivados a otros centros de mayor complejidad, como Castro o Puerto Montt.

“Me enteré de mis gemelos cuando tenía tres meses y medio de embarazo”, cuenta Nelly Naigual Pinol, la madre de Pedro y David, quien accedió voluntariamente a entregarnos su testimonio. Tras conocerse lo especial de su embarazo, éste comenzó a ser permanentemente monitoreado por parte de los profesionales del Policlínico de Alto Riesgo Obstétrico (ARO). “Me dijeron que era de alto riesgo. Con mi pareja lo tomamos bien y seguimos todos los cuidados. Pero siempre me sentí tranquila, con harto apoyo de él, mis hijos, mi familia y del equipo del Hospital de Ancud”, relata doña Nelly.

En efecto, los embarazos gemelares son complicados de sobrellevar. Así lo explica el Dr. Gabriel Hermosilla Gómez, Médico Gineco-obstetra y encargado de la Unidad de Ultrasonografía del mismo establecimiento. “Las mujeres están preparadas para tener un solo bebé, y aún así puede haber complicaciones. Con dos bebés en su vientre la complejidad también aumenta”; resume. Y son embarazos muy poco frecuentes: 1 de cada 100 en nuestro país. En el Hospital de Ancud se presentan, en promedio, cinco cada año, ya sea de gemelos o de mellizos.

OBSTACULOS A SALVAR

Los gemelos son hermanos idénticos, pues provienen de un mismo óvulo, que por alguna razón se divide en el proceso. Ambos tienen la misma carga genética; en este caso, ambos siempre son del mismo sexo. Por otro lado, los mellizos nacen producto de dos óvulos diferentes; y pueden ser ambos del mismo sexo o diferenciados. La mayoría de los embarazos dobles resultan ser mellizos. Solo un tercio de estos casos corresponde a gemelos idénticos. Y en estos últimos suele haber mayores complicaciones. Puede darse un parto prematuro, o presentarse problemas de hipertensión, diabetes, infecciones urinarias, entre otros. Además, hay posibilidad de un Síndrome de Transfusión Feto Fetal (en términos simples, un desequilibro en la nutrición de ambos fetos), que en caso de ser diagnosticado obligaría a una terapia intrauterina, que en nuestro país solo se realiza en Santiago y Talca.

Habitualmente, estos embarazos dobles culminan antes de 38 semanas de gestación. El Hospital está preparado para atender solo aquellos que superen las 36. Tratándose de un nacimiento prematuro, se puede necesitar equipos, medicamentos o exámenes con los cuales el recinto no cuenta. Los hospitales de referencia son Castro o Puerto Montt. Pero en el caso de la señora Nelly, se pudo superar esas 36 semanas.

El seguimiento ecográfico fue fundamental. “Llegar a las 36 semanas involucró todo un manejo médico”, resume el Dr. Hermosilla. Y el mayor desafío llegaría a principios de octubre: Enfrentar el nacimiento de los dos niños. “Hubo mucha logística involucrada, debió programarse una cesárea, con dos reanimadores neonatales, entre ellos una pediatra, equipo de matronas, dos unidades de atención, todo el doble”, dice. A ello se sumó naturalmente el equipo de Pabellón Quirúrgico, con Anestesiólogos y personal de Enfermería y Técnicos. Cada recién nacido requería atención inmediata y al mismo tiempo, con todo lo necesario a mano. “Hubo un gran despliegue y se logró armar este equipo y enfrentar la cesárea, que no tuvo mayores incidentes, afortunadamente. Los niños nacieron con el peso estimado esperado y su evolución ha sido satisfactoria”, dice con satisfacción el Gineco-obstetra.

UN LOGRO CONJUNTO

Para Juan Albornoz Tobar, Matrón Coordinador (S) del Servicio de Ginecología, Obstetricia y Neonatología del Hospital ancuditano, este fue un logro conjunto del establecimiento. “Somos un recinto de mediana complejidad, donde embarazos de alto riesgo son trasladados. Sin embargo, en esta ocasión pudimos concretar una atención de calidad con un parto vía cesárea para gemelos. La calidad de los profesionales estuvo a la altura. Pabellón y Maternidad hicieron un trabajo muy dinámico y todo resultó satisfactorio. Los equipos toman decisiones en conjunto, buscando lo mejor para el paciente y los bebés. Estamos agradecidos de todos quienes hicieron posible esto y esperamos seguir trabajando así”, puntualizó.

Al momento de esta redacción, los niños permanecían en el Servicio de Neonatología, estables, solo a la espera de recuperar algo de peso. En todo momento les acompaña su madre, quien les está proporcionando lactancia materna exclusiva. “Agradezco a todo el equipo de doctores, matronas y técnicos que estuvieron y están conmigo. Todos me hicieron sentir seguridad y tranquilidad. Me contuvieron y tuve la confianza de tener mis hijos acá. No hubo problemas ni riesgos de ningún tipo, por ello estoy muy contenta”, dijo finalmente la madre de Pedro y David, Nelly Naigual.

Si te interesa recibir noticias publicadas en Diario de Osorno, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
Grupo DiarioSur, una plataforma de Global Channel SPA

Powered by Global Channel