#HistoriasDiarioSur
Por Pablo Santiesteban , 6 de agosto de 2022 | 14:39

Los Kochifas Coñuecar y su legado de los Skorpios

  Atención: esta noticia fue publicada hace más de 7 días
Constantino Kochifas y Noemí Coñuecar, un matrimonio que marcó historia en el sur de Chile. Crédito: Skorpios.cl
Compartir

El pasado jueves 4 de agosto falleció Noemí Coñuecar, viuda de Constantino Kochifas, socia fundadora del Grupo de Empresas Skorpios, cuya naviera marcó un hito del turismo en el sur de Chile al abrir una ruta marítima hacia el ventisquero San Rafael.

El matrimonio Kochifas Coñuecar se hizo famoso, además de ricos, al darse cuenta de una oportunidad que nadie había explotado hasta la década de los setenta. Ambos se dieron cuenta del sacrificio de la gente por intentar conocer el ventisquero San Rafael.

De origen griego y chilote, Constantino nació en Nayahué, en las islas Butachauques, cerca de Chiloé y al salir del colegio compró su primer pesquero para ayudar a su padre.

A los 20 años fundó la empresa Demóstenes Kochifas y Cía. Ltda junto a sus hermanos la cual se dedicó al cabotaje entre Puerto Montt y Puerto Aysén.

Por esa época, Constantino conoce a una joven chilota que sabía hablar alemán radicada en Puerto Montt, se trataba de Noemí Coñuecar.

Ambo se enamoraron y contrajeron matrimonio en 1956.

Un whisky con hielo

A partir de 1975 lo esposos comienzan a viajar hacia la laguna San Rafael en una embarcación que bautizaron como Mimí, en honor a Noemí, y con capacidad para 12 pasajeros por crucero. Ella se hizo cargo de la parte culinaria, especialmente de la repostería y atención de los pasajeros. Juntos se potenciaban y sus clientes se daban cuenta de ello.

El ventisquero San Rafael es uno de los mayores glaciares de los Campos de Hielo Norte y que alimenta a la laguna San Rafael y, a través de ésta, desagua en el canal Moraleda en la Región de Aysén, había que crear una ruta para que la gente pudiera disfrutar de las bondades del paisaje.

El 23 de septiembre de 1978 salió el primer crucero Skorpios I a la laguna San Rafael, este barco era exclusivamente para turistas quienes iban en cabinas dobles, triples y todas con baño privado. El proyecto fue un éxito y pronto llamó la atención de viajeros internacionales. 

En noviembre de 1988 construyeron el Skorpios II con capacidad para 150 pasajeros.

Una de las innovaciones fue servir una copa de whisky pero con hielo milenario que a veces el propio turista obtenía del glaciar. Todo un clásico de esta travesía.

Ruta de nivel internacional

Para la década de los noventa del siglo XX los viajes de los Skorpios ya eran famosos y hasta en cierto modo, potenciaron a Puerto Montt, Chiloé y a la Región de Aysén como un atractivo turístico de nivel internacional.

El Skorpios I fue retirado del servicio en los canales del sur en 2008, luego de haber realizado más de 600 cruceros a Laguna San Rafael y otros lugares de Chile que forman parte de los circuitos turísticos más atractivos del mundo.

En 1995, la empresa botó un nuevo barco, el Skorpios III, con capacidad para 90 pasajeros. 

En 2003 Cruceros Skorpios amplió sus operaciones a la Región de Magallanes, abriendo una nueva ruta turística, conocida como Ruta Kaweskar, que lleva a los glaciares de Campos de Hielo Sur, navegando desde Puerto Natales hasta Campos de Hielo Sur.

El Skorpios III fue trasladado a Puerto Natales donde se construyó una terminal para el mismo.

La despedida

Constantino Kochifas era un tipo bonachón, pero un hombre de mar que siempre estaba pendiente del timón. Su esposa Noemí también aprendió a navegar y acompañaba a su esposo con el que podía estar hasta seis meses a bordo.

En el año 2000, la Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar) le otorgó a Mimí el título honorífico de sobrecargo (la persona a bordo que administra un buque de pasajeros) por los años que llevaba desempeñando su labor.

El 26 de septiembre de 2010, alrededor de la 1.30 horas, cuando la Skorpios 3 navegaba a la cuadra del fiordo Quintupeu, en la provincia de Palena, Constantino Kochifas sufrió una insuficiencia cardiaca y falleció.

Su cuerpo llegó a la bahía de Chinquihue, Puerto Montt, y fue descendido de la embarcación, en medio de las bocinas de sus embarcaciones, y los aplausos de la gente que llegó a despedirlo.

Su esposa Noemí Coñuecar se convirtió en la presidenta del directorio del Grupo de Empresas Skorpios y en 2014 el diario El Mercurio la reconoció como una de las 100 mujeres líderes y empresarias de Chile.

Mimí siguió navegando en los cruceros mientras sus fuerzas la acompañaron. El pasado jueves partió a un nuevo crucero al infinito donde de seguro se reencontrará con su amado Constantino.

En la actualidad, la empresa cuenta con una de las flotas navieras más grandes del Cono Sur, compuesta por dos embarcaciones de turismo y más de 30 cargueros, un astillero y un taller de máquinas navales; termas en Fiordo Quintralco; oficinas en Santiago, Puerto Montt, Punta Arenas y Puerto Natales. 

El brindis de whisky con un hielo milenario, un clásico de los Skorpios. Crédito: Skorpios.cl

 

Si te interesa recibir noticias publicadas en Diario de Osorno, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
Grupo DiarioSur, una plataforma de Global Channel SPA

Powered by Global Channel